LASERPUNTURA

La técnica de laserpuntura produce estimulación del punto acupuntural por absorción de la radiación, produciendo un equilibrio energético a nivel del punto. En una sesión de tratamiento solamente se utilizan pocos puntos, con una potencia generalmente muy baja y durante muy poco tiempo, de apenas segundos. Esta estimulación energética, tiene la finalidad de realizar un depósito energético que circule a través del organismo hacia la zona lesionada y que ésta tome la cantidad de energía necesaria para restablecer su función.
La base teórica de la interacción láserpunto de acupuntura, se apoya en el descubrimiento de que los organismos vivientes tienen ciertos mecanismos para recibir y emitir ondas electromagnéticas, postulándose que la piel funciona como un filtro óptico para absorberla en los tejidos subyacentes, lográndose con la radiación láser el equilibrio energético en puntos biológicamente activos, mejorándose la conductividad eléctrica, normalizando gradualmente la conductividad de la piel, lo que indica restauración del equilibrio funcional y energético.
Esta técnica de tratamiento fue denominada láserpuntura por el médico noruego W. Schyekderup.
La técnica de láserpuntura, al igual que la acupuntura, estimula la producción de Betas endorfinas (modulación del dolor), y de ACTH por las glándulas suprarrenales, actuando sobre la serotonina y la noradrenalina.
Esta técnica, tiene la ventaja de poderse aplicar en personas de cualquier edad (incluso niños), no produce dolor ni sangramiento, no hay riesgo de contaminación ni de infecciones por su aplicación, es una técnica fácil de aplicar y puede emplearse en todas las enfermedades tratadas tradicionalmente con acupuntura, pudiéndose combinar con tratamientos tradicionales biomecánicos, medicamentos y/o terapia física, siendo además un excelente bioregulador energético.